¿QUIÉN ES QUIÉN?  

Conoce a... Roberto Monzó

January 01, 2020

“Mis ojos vieron por vez primera el mundo en Vila-real, justo el día que las Perseidas cruzaban los cielos nocturnos. Crecí junto a barriles de roble y el aroma del vino que se vendía en mi tienda, que también era mi casa. Cuando la juventud alcanzó mi vida, fui a parar tras las centenarias piedras de la única torre medieval que todavía conserva la población que me cobija. Ahora, con la serena lucidez del adulto, observo a diario campanarios que tañen canciones y la sonrisa de una infancia femenina que alborota mis cuatro paredes y llena gozosamente mi existencia.”

¿Desde cuando se inició en esto de escribir? 
 Desde mi infancia siempre había sentido la inquietud de plasmar en un papel las historias, los sueños que surgían en mi cabeza, pero la primera vez que me lancé en serio fue hace unos veinte años, cuando decidí escribir una novela.

¿Qué autores considera destacados en su inicio a la lectura y considera que le han influenciado en su forma de escribir o de ver la literatura?
En mi niñez me fascinaban los cuentos clásicos infantiles, de los hermanos Grimm, Andersen…, que me transportaban a esos maravillosos mundos mágicos que me hacían soñar dormido y despierto. Lo que más recuerdo con cariño fue un Quijote para niños en fascículos que me compraba mi padre. Me encantaba ver a ese hombre delgaducho y medio loco y su escudero, rechoncho y mucho más cabal, vivir todas esas aventuras. Durante la adolescencia me aficioné a las novelas de Blasco Ibáñez, Baroja… Pero quien más influyó en mi forma de escribir fue Edgar Allan Poe y sobre todo Bécquer, tanto en poesía como en narrativa, con sus Rimas y Leyendas.

¿Un libro actual imprescindible? 
Cualquiera de Eduardo Mendoza.

¿Cuáles son sus clásicos preferidos?
Me fascina Bécquer y admiro la Generación del 98, tanto al propio Pío Baroja, como a Unamuno y a otro poeta extraordinario como fue Antonio Machado. Por supuesto, también incluyo al Quijote, que con el paso de los años me atreví con la versión original de Cervantes. Y Gabo, García Márquez, que para mí ya forma parte de los clásicos. Sin olvidar a Kafka, Oscar Wilde y a un icono del romanticismo como fue Johann Goethe y su obra Wherter.

¿Cómo ha sido la experiencia con las editoriales que trabaja?
Mi primera publicación fue PRETÉRITO IMPERFECTO, en Brosquil, a finales de 2011. La verdad es que, con sus complicaciones, guardo un buen recuerdo ya que fue la editorial que me hizo dar el salto. En cuanto a Sar Alejandría, con ME LO CONTARON SIETE NOCHES y DICHAS, VERSOS Y LAMENTOS, el trato es más cercano, manteniendo una excelente relación. Pese a ello, reconozco que es bastante complicado entrar en el mundo editorial. Publicar es difícil, aunque depende de lo que uno esté dispuesto a asumir, ya que existen opciones como la autopublicación y la coedición, que a mí no me acaban de convencer. Pero todavía es más difícil la venta y la promoción, para ello hay que moverse mucho.

Podemos leer en sus novelas historias de intriga y de amor. ¿Se puede morir dos veces? ¿Cuánto hay de autobiográfico en sus novelas? 
Hay que leer la novela para saber porqué el personaje muere dos veces. Me gusta jugar con los sentimientos de los personajes y, por otra parte, que las historias tengan ese suspense que hace que el lector se interese por aquello que va a suceder. En cuanto si hay algo autobiográfico, en el fondo sí, ya que cada uno a quien mejor conoce es a uno mismo y es la fuente de donde beber para completar las historias, aunque no para crearlas, por supuesto, ya que me dejo llevar mucho por la imaginación. Últimamente me está sucediendo algo realmente curioso, ya que algunas de las cosas que escribo me acaban sucediendo a mí, personalmente, en mi vida real.

¿Tiene un hueco para la realidad en la fantasía?
En mi obra aparece tanto la fantasía como la realidad. La literatura es fantasía, no hay límites para el autor ni para sus personajes, como sí sucede en la vida. Pero también es realidad y creo que hay que combinar ambas cosas sin salirse de los límites, ni de un lado ni de otro.

PRETÉRITO IMPERFECTO nos habla de dos historias entrelazadas, de un antiguo amor que renace y de una carta misteriosa. ¿Es su idea buscar la complicidad del lector a la hora de desvelar ese secreto?
La idea surgió de plasmar en un libro aquello que sucede muchas veces en el cine, que nos engaña con las imágenes, creyendo ver una cosa cuando en realidad enseña otra, es un “trampantojo” llevado a la literatura. Por eso, hay que fijarse muy bien en lo hay escrito en la novela, buscar ese juego, esa complicidad con el lector.

Sus libros son muy personales, intimistas. ¿Podemos encontrar algún mensaje de fondo en su obra o solo nos relata una historia, un poema?
En la narrativa está por encima la historia. En la poesía, que es mucho más intimista, sí que prevalece el mensaje que sale de dentro.

¿Por qué la novela de intriga? 
 Siempre me han gustado las historias y las películas de suspense, esos cambios continuos que desconciertan al lector, al espectador, sobre todo las películas de Alfred Hitchcock.

También es autor de poesía, ¿cómo se define un poeta que hace narrativa? 
Como un escritor, todo es literatura.

¿Qué le surge a la hora de crear, poesía o narrativa?
En realidad me considero más un autor de narrativa. La poesía surgió como un reto, como una forma de recopilar los poemas que de vez en cuando iban saliendo del fondo de mi ser, aunque desde el momento que he publicado un libro de poesía, me siento poeta y no descarto publicar nuevas obras de poemas.

Como autor, ¿le gusta crear conforme escribe o prefiere las clásicas tablillas? ¿Tiene definidos el nudo y el desenlace antes del inicio?
En narrativa siempre tengo una idea general de la que parte todo. A partir de ahí la estiro, todo ello en mi propia mente en un momento de inspiración, hasta formar una historia que logre cautivarme. En ocasiones tengo claro el final, pero en otras no y surge mientras voy escribiendo. También sucede que conforme se va desarrollando el escrito surgen ideas nuevas, como si el relato tuviese vida propia, que acaban formando parte de la obra. En cuanto a la poesía, la mayoría de veces la creación aparece espontáneamente, aunque intento escribir dentro de las reglas gramaticales poéticas, respetando las rimas, las métricas, las estrofas…

Como miembro de la Junta Directiva de Tirant lo Groc, ¿qué cree que puede aportar una asociación así al mundo literario, a los lectores y escritores?
Por una parte es una buena forma de promocionar las obras de los que componemos el grupo, la unión hace la fuerza, de que los lectores se interesen y tengan más facilidad para acceder a nuestros escritos. Además, es una forma de fomentar la literatura con las actividades realizadas y las que hay en proyecto y, en definitiva, de hacer cultura.

¿Para cuando su nueva obra? ¿Seguirá su línea de intriga o prefiere explorar nuevas tendencias? 
La novela con la que me inicié en la literatura hace más de veinte años, con todos los cambios habidos durante este tiempo, va a ver la luz. También tengo otra novela terminada y en la actualidad sigo avanzando, poco a poco, demasiado, con otra sobre Mariano José de Larra. Todas ellas siguen teniendo ese toque de intriga y amor, ambientadas en unos mundos algo sombríos, influenciados por el romanticismo decimonónico y en todas aparece la literatura dentro de la propia novela, bien sea en libros, citas o escritores que forman parte de la historia.

Para despedirnos, ¿qué le aconsejaría a un escritor novel que pretenda plasmar una idea? ¿Y si quisiera editar? 
En cuanto a escribir: ilusión y constancia. Para editar: paciencia y esperanza.

Conoce a... Daniel Alonso

January 01, 2020

Nacido en el barrio marinero del Cabañal, entre olas, arena y mar, transcurren los años de infancia y juventud de este joven escritor valenciano. Daniel Alonso Simarro vive en la actualidad en Vila-real y es miembro fundador de Tirant lo Groc, amante de la poesía, busca refugio en el campo de Gilet para evadirse de la inmediatez del día a día, para disfrutar de la naturaleza y de la literatura…

¿Desde cuando se inició en esto de escribir? 
 En 2005 comencé a componer estos escritos/poesías, que después fueron formando parte del blog UN ESCRITO EN EL CAMINO. Tras una selección de los mismos, pude ver su publicación en 2016. Tras finalizar varias etapas en la que formé parte de algunas agrupaciones musicales, donde componíamos nuestras propias canciones, sentía la necesidad de sacar esta parte creativa por algún lado. Y comencé la faceta de escribir sobre el papel. Parte de mi influencia poética me ha sido dada por la música, por la de cualquier músico poeta o la de cualquier poeta que compusiera canciones. Para mí poesía y canciones son hermanas y siempre van cogidas de la mano.

¿Qué autores considera destacados en su inicio a la lectura y cree que le han influenciado en su forma de escribir o de ver la literatura?
Son bastantes, en la infancia disfrute muchísimo con los libros de los cinco de Enid Blyton, me maravillaba su manera de contar las aventuras que protagonizaban estos amigos junto con su perro, así como la intriga que en ellos se plasmaba y que despertó en mí ese espíritu aventurero que poseemos en la ñiñez. Otros autores que me hayan podido influenciar en cierta manera son Paulo Coelho, Ken Follet, Carlos Ruiz Zafón, Ernest Hemingway, Blasco Ibáñez... En poesía destacaría a Antonio Machado, Mario Benedetti, Pablo Neruda, García Lorca, Bécquer, Malinowski..., este último me influyó por su sencillez a la hora de hacer poesía.

Un libro actual imprescindible. ¿Y sus clásicos? 
Ni mucho menos es actual, es de la antigüedad; te diré que en el libro TAO TE CHING de Lao Tse, infinidad de perlas se esconden bajo sus líneas. Eso sí, a no ser que uno este dado en las filosofías orientales, mejor utilizar algún libro de apoyo para su interpretación. En él se aprecian aspectos filosóficos que nunca envejecerán y en cualquier contexto histórico puede cobrar ese matiz de actualidad. Me gusta mucho leer libros de la literatura española, destacaré EL QUIJOTE de Cervantes, RIMAS Y LEYENDAS de Bécquer, diferentes libros y cuentos de Blasco Ibáñez, SAN MANUEL BUENO MÁRTIR de Unamuno o LUCES DE BOHEMIA de Valle-Inclán.

Su obra UN ESCRITO EN EL CAMINO está editada en Círculo Rojo Ediciones, ¿está el mundo editorial tan difícil como se comenta? ¿Cómo ha sido la experiencia con dicha editorial?
El mundo de la edición literaria, al igual que ocurre con el de la música, está realmente complicado, y si hablamos de poesía esta complicación se incrementa más. Me decidí a buscar alguna vía para publicar mi libro, pero no conocía nada relacionado con este mundo, así que, en primer lugar me informe en una pequeña editorial, la cual me asesoró sobre las dificultades y de las posibles alternativas. Ni siquiera me dieron la opción de enviarles el borrador de la obra. De tal manera, decidí contactar con la editorial Círculo Rojo, de la cual tenía referencias anteriores, y establecimos una relación contractual. El proceso editorial se desarrolló de manera profesional y la experiencia fue positiva. A posteriori, aparte de encontrarse mi libro a la venta en la página web de la editorial, así como en otras plataformas como Amazon, básicamente lo que hice fue centrarme en una autogestión donde yo era el encargado de llevar a cabo el proceso. Hoy en día, las redes sociales te permiten llegar a la gente, con ellas y con la gestión de las librerías donde se encuentra de manera física el libro, se ha podido alcanzar a cierta red de personas, pero al no existir una importante distribución, así como una notable publicidad, es muy complicado llegar más allá. En la página de Facebook UN ESCRITO EN EL CAMINO se encuentra parte de esta gestión, publicidad, formas de venta y eventos literarios relacionados con la obra.

¿Cuánto hay de sentimientos propios alejados de la simple composición poética? 
Los escritos que componen la obra nacen fruto del caminar cotidiano, de las experiencias y emociones vividas por cualquier persona, sin un nombre propio en particular. Algunos pueden ser más autobiográficos y otros no tanto, es decir, no tienen porque haberme sucedido a mí. Es cierto que en todos ellos hay una parte que va ligada a ti, siempre hay algo de uno mismo, aunque el sentido del poema no tenga porque haberle sucedido a su autor. Los escritos son un baile de emociones, donde, debido a su cotidianidad y sencillez, el lector puede hacerlos suyos y adaptarlos a su propia experiencia. Pienso que tienen la capacidad de adentrarse en el plano sensorial del lector, despertando sus sentidos, aflorando sus emociones, avivando su nostalgia.

¿Podemos encontrar algún mensaje de fondo en sus poemas o tal vez solo se trata poesía?
Los escritos han sido creados desde el lugar donde entran en erupción las emociones, y estas tienen ese componente universal que hace que se incendien los recuerdos que el lector lleva guardados en su equipaje. Pero también muchos de ellos intentan motivar un tiempo para la reflexión, intentan transmitir algún tipo de mensaje, cierta filosofía. Algunos escritos motivan a hacer servir la imaginación, a no perder la capacidad de soñar despiertos, capacidades que teníamos muy arraigadas en la infancia y tristemente vamos perdiendo en la travesía adulta. Invitan a reaprender a vivir el aquí y el ahora, como sabíamos hacerlo cuando éramos niños. Otros invitan a buscar la magia de la vida, presente en muchos momentos, como por ejemplo la magia existente en cualquier fenómeno de la naturaleza, la magia del universo que siempre supera a la de la ficción, la magia presente en un encuentro esperado por mucho tiempo entre dos personas, la magia de un viaje en la primera fase del amor, la magia del encuentro a solas entre dos amantes etc. A veces, esos escritos tan solo intentan que tengamos presente que lo realmente importante siempre suele escapar a nuestros ojos.

¿Por qué la poesía? ¿Es la poesía su fuente de expresión?
Mi fuente de expresión predilecta podría ser la poesía hecha canción. El libro está catalogado como poesía, pero yo suelo referirme a él como escritos en verso, con lenguaje poético y cierta consonancia en cuanto a ritmo se refiere. No es un libro de poesía convencional, tan solo dos escritos siguen una métrica tradicional. Es una poesía sencilla y cotidiana. Yo lo considero un híbrido y me autodefino como autor de emociones, aludiendo a las palabras que utilizó el que fue mi maestro de ceremonia en la presentación del mismo, el Dr. Miguel Ángel Sánchez Quiñones.

¿Es su género de lectura? 
 Es paradójico, pero suelo leer ensayos o narrativa. Entre estos, suelo alternar algún libro de poesía. Me interesa mucho la literatura clásica, aunque algunos suelan resultar libros más espesos debido a la diferencia del contexto social-histórico de la época.

¿Se atrevería con una historia de narrativa? ¿Cómo ve el tema poesía versus narrativa?
De momento no, aunque nunca puede decirse de esta agua no beberé. La narrativa es el género que más disfruto leyendo, pero a día de hoy no siento motivación para escribirla, prefiero leer las de los demás. Además, para escribir con un mínimo de calidad, necesitaría algún tipo de formación en este sentido para decidirme a iniciar tal cruzada. La poesía y la narrativa coexisten como amigas, pero son completamente diferentes y para crear precisas de un estado mental totalmente diferente. A mi entender, el estado para la composición de una poesía es similar al utilizado para una canción, nada que ver con el proceso de creación de narrativa.

Como autor, ¿le gusta crear conforme escribe, con el papel en blanco, o tiene bien definidas sus poesías antes del inicio?
No lo tengo programado. Cuando me visita la inspiración o me siento delante del papel en blanco, bolígrafo en mano, empiezo a escribir lo que me sale en ese momento, empiezo a arrojar a modo lluvia de ideas todo lo que se me ocurre partiendo de alguna frase, la temática va emergiendo sola. Seguidamente, dejo que el escrito hierva a fuego lento y más tarde voy concretando la forma, así como añadiendo, cambiando o eliminando aspectos léxicos, versos, etc. Hasta que lo doy por finalizado. En los casos minoritarios en que sigo una métrica convencional, tras elegir el tipo de estrofa que quiero emplear, la forma ya está dada y me limito a crear el contenido que comprende los versos, resultando el proceso un poco más corto que el expuesto con anterioridad. Añadiré que para este proceso todavía soy de los que van con su bolígrafo y su libreta. Una vez finalizado es cuando lo paso a limpio al ordenador.

Como miembro de la Junta Directiva de Tirant lo Groc, ¿qué cree que puede aportar una asociación así al mundo literario, a los lectores y escritores?
Pienso que es muy interesante la labor que podemos desempeñar para el ámbito literario, sobre todo a nivel local y provincial. Nos hemos unido una serie de autores para hacernos más visibles, más fuertes y así poder llevar a cabo objetivos tales como apoyar y asesorar autores más noveles, organizar y participar en eventos donde poder difundir la literatura, ser un punto de encuentro donde relacionarlos, nutrirnos e intercambiar conocimientos y fomentar la cultura en su sentido más amplio.

¿Para cuando su nueva obra?
Actualmente me encuentro componiendo material nuevo, siguiendo la misma línea, que por el momento es la que me motiva a crear sobre el papel. Puede ser que tenga finalizados sobre unos ocho escritos, así que todavía me falta escribir unos cuantos más para publicarlos, por el momento centrémonos en el presente, pero sí, estoy trabajando en ello y mi idea es publicar un nuevo libro cuando llegue el momento, cuando haya material que merezca la pena, ya que no tengo la presión de ninguna editorial para tener que hacerlo en un plazo determinado.

Para despedirnos, ¿qué le aconsejaría a un escritor novel que pretenda escribir una idea? ¿Y si quisiera editar? 
Que lo haga, que la escriba, que no se olvide de soñar despierto y que persiga sus sueños. Hay muchos caminos para intentar llevar a cabo una edición, que tenga paciencia, que se informe bien, y sobre todo que trabaje con buenos profesionales para llevar a cabo tanto este proceso como el de la corrección, sobre todo por respeto a la literatura y a su propia obra.

Conoce a... Luis Aleixandre

January 01, 2020

Luis Aleixandre es ingeniero técnico industrial, pero su gran pasión es la literatura, la escritura, y en ello anda. Hoy conoceremos mejor a este emergente escritor, miembro fundador de Tirant lo Groc y un hombre apasionado de la novela negra.

VEINTE DÍAS DESENFOCADO es el título de su última novela publicada… ¿Es también la primera o tiene escritos esperando? ¿Desde cuando se inició en esto de escribir? ¿Algún precedente?
Es la primera obra impresa. Al contrario que muchos de mis compañeros, la pasión por escribir me ha llegado con la edad. Durante el transcurso del verano del año 2015, empezó a nacer en mí la inquietud de poner sobre el papel una aventura que tomaba forma en mi cabeza y que crecía día tras día. En febrero de 2016 presenté en sociedad Veinte días desenfocado.
Mi segunda novela ya está terminada y muy recientemente he firmado contrato con la editorial Unaria para su impresión, distribución y puesta en el mercado. Además ha sido seleccionada como segunda novela para la colección Castelló Negre 2017. A falta de una fecha exacta puedo adelantar que se presentará en la segunda quincena del mes de febrero.

¿Qué autores considera destacados en su inicio a la lectura y que considera le han influenciado en su forma de escribir o de ver la literatura?
Mis primeras pasiones literarias aparecieron, siendo muy joven, con los libros de Los tres investigadores, una serie de libros juveniles de misterio presentada por Alfred Hitchcock. Luego continué con las novelas de bolsillo de Marcial Lafuente Estefanía hasta que cayó en mis manos la novela Papillón de Henry Charrière. En ese punto ya no dejé de leer novela de todo tipo. Quizá quien más me haya influenciado, en la forma de escribir y concebir una obra, sea Stephen King. Creo que tiene un talento especial en plantear la trama y en desarrollarla, aunque ninguno de los desenlaces de sus novelas me gusta, siempre me quedo con la sensación que inventa una mala solución para dar fin a una trama muy bien construida. El otro gran autor, del que me precio de haber leído la totalidad de obras publicadas, es el francés Boris Vian. Su forma de narrar directa y con abundantes toques surrealistas me cautivó de inmediato a los dieciocho años y no cejé en el empeño de conseguir todas sus novelas. Lo recomiendo.

Un libro actual imprescindible. ¿Y sus clásicos? 
El Reglamento de baja tensión para instalaciones eléctricas (jajaja, es broma…)
No quiero distinguir. He gozado sobremanera con el mencionado Papillón, El Perfume de PatricK Suskind, El nombre de la rosa de Umberto Eco, la trilogía de Millenium de Stieg Larson, El caballo de Troya de JJ Benitez, El viejo y el mar de Hernest Hemingway y Un mundo Feliz de Aldous Huxley por no extenderme. Ah… y con todos los de Boris Vian, por supuesto.

Para su estreno ha decidido autoeditarse, ¿está el mundo editorial tan difícil como se comenta? ¿Cómo ha sido la experiencia?
La autoedición te permite, pagando de tu bolsillo los costes, lanzar al mercado tu propia creación en los tiempos y formas que tú deseas, pero carece de algo muy importante: la distribución. La comercialización del libro se circunscribe al círculo que tú mismo trazas, ya que depende de tu trabajo en difundir y hacer llegar tu novela lo más lejos posible.
El problema del mundo editorial, bajo mi punto de vista, radica en dos cuestiones. Una es el tiempo; el tiempo en realizar cada una de las fases de la puesta en el mercado del libro es muy lento. Yo no llegaré a acostumbrarme, tengo poca paciencia y se cumple en mí aquello de “quien espera, desespera”. El otro problema es el escaso porcentaje de beneficios que se lleva el autor por cada libro, la creatividad está pobremente valorada.

Podemos leer en su novela historias que bien podrían ser ciertas y que están ambientadas en su ciudad, Vila-real…

 

¿Cuánto hay de autobiográfico? ¿Mezcla realidad con fantasía?
Aunque todos nos hemos “desenfocado” alguna vez, nunca he llegado, ni por asomo, a la situación que traumatiza a Tiago, el protagonista de mi novela. La trama no es autobiográfica, es inventada. Pero como las calles, locales y ambientes que describo son o han sido reales, hay cierta tendencia a la confusión. Es, ciertamente, una mezcla de realidad con fantasía que transcurre en la época actual. Esa es una de las armas de las que disponemos los escritores, ajustamos el universo de nuestra trama con partes reales o ficticias según nuestra necesidad literaria.

En su novela, toca el mundo loco del desenfreno, ¿podemos encontrar algún mensaje de fondo en su obra o solo son veinte días desenfocados?
No son los días los que están desenfocados, sino el protagonista durante veinte días, que es distinto. Nunca voy a escribir una novela sin darle al lector algo en que recapacitar, un mensaje relativo a un problema social actual. Soy de la opinión que escribir solo para entretener es una pérdida de tiempo para el autor, ya que pierde una oportunidad única de comunicarse con el lector. Al finalizar de leer esta novela, me gustaría que el lector dedicara unos minutos a contar los amigos que tiene y hasta donde se implicaría en ayudarles en caso de enfrentarse a situaciones tan particulares como las del protagonista. Y también a la inversa: ¿piensa que sus amigos le ayudarían hasta solucionar un problema muy grave o lo dejarían literalmente “tirado”? ¿Son sus amigos realmente amigos en el sentido amplio de la palabra? Abordo sucintamente también el escabroso mundo de la drogadicción y la prostitución, que es demasiado real.

Como autor, ¿le gusta crear conforme escribe o prefiere las clásica tablillas? ¿Tiene definidos el nudo y el desenlace antes del inicio?
No sabría ponerme a escribir sin saber qué quiero contar. Creo que eso es tremendamente difícil y pienso que el resultado no sería satisfactorio, ni para el autor ni para el lector. Cuando inicio un proyecto he de saber de antemano qué ocurrirá, quién lo protagonizará, como terminará y que mensaje deseo dar. Por último elijo donde situar al narrador de la historia antes de empezar a teclear. Lo demás se va engarzando de manera gradual y mágica. Creo que los escritores son, o somos, un poco magos.

¿Por qué la novela negra? ¿Es su género de lectura o solo buscar sacar el lado oscuro y perverso de las personas?
Me cautivan las situaciones comprometidas de miedo, angustia, desasosiego y sufrimiento que se generan en las tramas de novela negra, en donde el mal campa a sus anchas hasta que alguien le pone límites. Escribiendo novela negra mando un mensaje subliminal a mis lectores: ¡Ojo, la maldad está ahí afuera. No está lejos. Incluso puedes llevarla dentro!

Como miembro de la Junta Directiva de Tirant lo Groc, ¿qué cree que puede aportar una asociación así al mundo literario, a los lectores y escritores?
Puede ayudar y eso es mucho. La desorientación de quien escribe por primera vez puede llevarle a cometer errores que con un buen asesoramiento puede evitar. También es una buena plataforma para dar a conocer las obras de sus miembros ya que creo firmemente que la unión hace la fuerza. Estoy convencido de que aunque estamos empezando nuestra andadura, llegaremos a formar un consolidado grupo literario que será referente en la provincia de Castellón y en la Comunidad Valenciana. Los lectores tendrán información privilegiada y de primera mano, de un nutrido número de autores locales en muchas vertientes literarias: novela negra, fantástica, emotiva, juvenil y poesía.

Pronto saldrá editado un nuevo escrito, novela negra… ¿Qué puede contarnos sobre ello?
Letras Cautivas es su título y narra las peripecias de un reducido grupo de policías de Vila-real y de Valencia que investigan e intentan dar caza al culpable de varios asesinatos acaecidos en Vila-real. Las víctimas aparecen en escenarios que han sido anteriormente detallados en novelas escritas por autores reales de nuestra ciudad. Una trama principal en la que la más oscura y sanguinaria forma de la maldad atenaza al mundillo literario local. De nuevo combino en mi obra lugares y personajes reales con una trama completamente ficticia. Mis compañeros de Tirant Lo Groc, Jose Sanchis y Javier García, aparecen en la novela y han colaborado, desinteresadamente, en algunos pasajes de la misma. Estará a la venta a finales del mes de febrero.

¿Próximos proyectos?
Además de estar ya inmerso en la creación de mi tercera novela, de la que ya tengo decididas y visitadas las localizaciones de la trama, he comenzado también un relato corto de tintes negros.

Para despedirnos, ¿qué le aconsejaría a un escritor novel que pretenda escribir una idea? ¿Y si quisiera editar? 
Si no tiene una formación literaria mínima, que la consiga. Hay numerosos y diversos cursos de escritura creativa en la provincia de Castellón. Además de aprender suficientes recursos literarios le ahorrará mucho tiempo, aunque a primera vista parezca una incongruencia. Luego que escriba y ponga sobre el papel todo lo que tiene dentro. A continuación vendrá la parte más costosa e importante: corregir, corregir y corregir todas las veces que haga falta. Una vez y otra y otra, hasta conseguir mejorar lo que en un principio creía que era inmejorable. Este proceso puede llevarle meses e incluso años. Cuando el resultado le parezca satisfactorio será el momento de ponerlo en manos de un/una corrector/correctora o una editorial para su valoración. Yo personalmente prefiero que previamente revise mi escrito un/una profesional antes de presentarlo a una editorial. Entonces la suerte estará echada, pero con muchísimas más garantías que si no hubiera pasado por todo el proceso que he detallado.

Conoce a... Victoria Peset Mari

January 01, 2020

Mª Victoria Peset es natural de Vila-real, casada y con una hija. Se considera una persona sencilla, vergonzosa y muy amiga de sus amigos. Conocimos a esta encantadora autora con SECRETOS DE UNA ADOPCIÓN…

¿Desde cuando se inició en esto de escribir? 
 Mi pasión por escribir empezó junto a mi padre. En 2013 salió publicada mi primera novela SECRETOS DE UNA ADOPCIÓN. A día de hoy tengo a la venta dos publicaciones más: CORONA DE ESPINAS y CÁRCEL DE ARENA, esta última salió en mayo de 2015. Han sido dos años literarios muy intensos, llenos de gratificaciones.


¿Qué autores considera destacados en su inicio a la lectura y cree que le han influenciado en su forma de escribir o de ver la literatura?
Creo que tengo mi forma particular de escribir, sin influencias de ningún autor en especial. Leo desde muy joven, quizás algunos de mis libros especiales que podría nombrar son: ERROR DE DIAGNÓSTICO, de Henry Denker, del año 1981, donde me inicié desde entonces a la lectura, TUAREG de Alberto Vázquez Figueroa, UN BURKA POR AMOR de Reyes Monforte, una gran autora y amiga con la que compartí firmas en la feria del libro de Madrid, EL NOMBRE DE LA ROSA de Umberto Eco, EL OCHO de Katherine Neville y un sin fin de autores conocidos y no tanto, que completan mi biblioteca particular.


Un libro actual imprescindible. ¿Y sus clásicos? 
Podría nombrar EL CABALLO DE TROYA, de J.J. Benítez, y EL CÓDIGO DA VINCI, de Dan Bown.


Sus obras están editadas con Éride Ediciones, ¿está el mundo editorial tan difícil como se comenta? ¿Cómo ha sido la experiencia con dicha editorial?
El mundo editorial pienso que depende mucho también del propio autor, es imprescindible que este se involucre para difundir y hacer llegar sus libros lo más lejos posible. Entrar de lleno en una editorial en edición es muy grande para un autor. Mi experiencia con mi editorial, Éride Ediciones, de Madrid, es y ha sido siempre excelente. Me siento arropada y querida allí.


Podemos leer en sus novelas historias cotidianas que bien podrían ser ciertas, especialmente en SECRETOS DE UNA ADOPCIÓN y en CÁRCEL DE ARENA… En esta, su última obra, la protagonista viaja al desierto, como en los viajes en los que participa en persona llevando ayuda humanitaria a los niños del desierto de Marruecos... ¿Cuánto hay de autobiográfico? ¿Mezcla realidad con fantasía?
Cuando presento CÁRCEL DE ARENA siempre menciono que no es mi vida, ni mi historia, aunque sí que es verdad que muchas cosas que vive Sara, la protagonista, las he vivido yo en persona. Esta es una historia muy humana, llena de misterio y de intriga, pero es verdad que se entremezcló con la magia de la imaginación mientras la escribía. He disfrutado mucho durante toda la trama y estoy muy bien documentada en este caso, ya que yo misma he visitado los sitios donde se desarrolla, llevando ayuda humanitaria a los niños del desierto.


Sus personajes suelen estar marcados por un secreto, una marca, un estigma… ¿Es su idea buscar la complicidad del lector a la hora de desvelar ese secreto?

Totalmente, me encanta ese punto de intriga y de misterio que acompaña siempre la historia. Es muy placentero cuando te escriben y te dicen que están enganchados desde las primeras páginas.

Sus novelas son muy personales, intimistas. ¿Podemos encontrar algún mensaje de fondo en su obra o solo nos relata una historia?
Yo nunca he relatado una historia y ya está. Todas mis novelas, a parte de contar una historia amena y emocionante, siempre tienen un gran fondo, así me lo trasmiten también mis lectores. 


¿Por qué la novela emotiva de intriga? ¿Podríamos llamarla así? ¿Es su género de lectura o solo buscar rascar la superficie más humana de las personas?
Realmente has dado en el clavo: “novela emotiva de intriga”. Así es. Me encanta emocionar a las personas, tocarles un poco la fibra, pero al mismo tiempo que no quieran parar de leer, hasta la última hoja. Tengo algo que añadir sobre mi estilo: me apasionan los finales inesperados, esos que cierras el libro y dices “Madre mía”. 


Como autora, ¿le gusta crear conforme escribe o prefiere las clásicas tablillas? ¿Tiene definidos el nudo y el desenlace antes del inicio?
Tengo siempre la idea y la trama en mi cabeza, e incluso casi siempre el final. Aunque he de decir que pasan siempre más cosas de las que en principio había pensado. Para mí es como una película, la veo, la siento, la vivo, me pongo siempre en la piel de los personajes e intento hacer llegar lo que yo sentiría. 


Como miembro de la Junta Directiva de Tirant lo Groc, ¿qué cree que puede aportar una asociación así al mundo literario, a los lectores y escritores?
Ayuda, muchísima ayuda a los que empiezan, una gran variedad de lecturas y buenos momentos para nuestros amigos lectores, y a los escritores, por supuesto, todo nuestro apoyo. Somos grandes amigos, presentamos y firmamos juntos, es un gran placer formar parte de esta asombrosa iniciativa.


¿Para cuando su nueva obra? ¿Seguirá su línea o prefiere explorar nuevas tendencias?
Realmente no sabría decir para cuando. ¿Este año? Podría ser... Estoy metida de lleno en mi próxima novela EL DIARIO DE ALMA, pero con mucha calma y buen hacer. Por supuesto sigo en mi línea que me ha dado tan buenos momentos, pero con una historia que creo va a ser muy especial.

Para despedirnos, ¿qué le aconsejaría a un escritor novel que pretenda escribir una idea? ¿Y si quisiera editar? 
Le diría que trasmita, que se deje la piel y que tenga mucha paciencia. Corregir es tan importante como la historia en sí, que la relea las veces que sean necesarias. Cuando escriba “Fin”, que se sienta orgulloso de lo que ha escrito y que sea siempre muy atento con sus lectores y agradecido. No me gusta nada ver como se le suben los humos a más de uno, pues sin nuestros lectores nada de esto tendría sentido… Y desde aquí les mando un fuerte abrazo a todos los míos. Mis saludos cordiales y muchas gracias por querer conocerme aunque sea un poco.

Please reload

© 2023 by L i l o u   P a p e r i e. Creado con Wix.com

  • b-facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now